¿Qué es el hipérico?

El hipérico, o también conocido como hierba de San Juan, es una de las plantas medicinales más conocidas y empleadas en fitoterapia( la ciencia del uso extractivo de plantas medicinales), tanto por los prescriptores herboristas y naturópatas como por los usuarios de la medicina natural.

©tonrulkens en flickr

Botánica

El hipérico, o hierba de San Juan o según su nomenclatura botánica Hypericum perforatum, es un arbusto perenne con rizomas largos y duros, hojas amarillo verdoso y flores de color amarillo vivo. De hecho, son sus flores, la porción conocida como sumidad florida, la parte de planta utilizada en fitoterapia, ya que son de ellas de donde se extraen los principales principios activos, hipericina e hiperforina.

Aunque es nativo de Europa, lo podemos encontrar prácticamente por todo el mundo, a excepción de las regiones desérticas y árticas, localizándose de forma muy común en los suelos secos de los caminos, en las praderas y en los bosques de los Estados Unidos y Canadá. A pesar de no ser un arbusto originario de Australia y de haber sido desconocida su aplicación terapéutica por largo tiempo, la hierba de San Juan es cultivada ahora en el continente oceánico, convirtiéndose Australia en el país productor del 20% de la oferta mundial.

Historia

Si nos remontamos a la Historia, según afirma la leyenda, el nombre de hierba de San Juan está dedicado a San Juan Bautista, cuya festividad, el 24 de junio, tiene lugar cuando la planta se encuentra en plena floración. Además, los pétalos recuerdan al halo de un santo, y se dice que su savia roja simboliza la sangre del santo mártir.

Primeros usos

El primer uso del hipérico con fines medicinales por parte de herboristas clásicos queda registrado hace 2.400 años en la Antigua Grecia, donde se utilizaba como sedante, tónico nervioso, analgésico para la artritis, los dolores menstruales y los trastornos gastrointestinales como la diarrea y las náuseas, así como para las úlceras; era también un tratamiento para la malaria y un bálsamo para las picaduras de insectos, las quemaduras y las heridas.